Historia YMCA México
Historia YMCA México
Ciudad de México, México 1892.
La Guay en México comenzó actividades en 1892, pero fue hasta 1902 cuando se constituyó formalmente. En 1910 el entonces presidente de la República, Porfirio Díaz, inauguró el primer edificio de la Guay con instalaciones apropiadas para desarrollar deportes y actividades culturales. La YMCA introdujo en México la instrucción formal de la educación física, las competencias de atletismo, el básquetbol, el judo y muchos deportes más. Un deporte que se inventa en la YMCA de México es el Pongallo.
En 1936 un grupo de visionarios adquirió un terreno en el hermoso Valle de Tepoztlán, Morelos, inaugurándose el Campamento Camohmila en 1937. En 1953 se vendió el edificio de Balderas y se inició la construcción de uno nuevo en el Campo Williams. Este edificio, ubicado en la avenida Ejército Nacional 253, se inauguró en 1957 con el nombre de Unidad Ejército. Posteriormente se adquirió otro terreno en la esquina que forman las avenidas División del Norte y Río Churubusco, iniciándose la construcción de la Unidad Sur, la cual abrió sus puertas en 1971, ofreciendo los tradicionales programas YMCA en esa zona de la ciudad. En 1983 inició operaciones la Unidad Mallorca, organizada bajo el sistema de membresía usuaria, esta Unidad pone a disposición de los usuarios magníficas instalaciones, constituyéndose en la unidad deportiva YMCA más grande de América Latina.
YMCA México se ha caracterizado por ser una institución dedicada a la filantropía, es por eso que en 1978 se fundó el Centro Educativo YMCA de Acción Comunitaria Iztacalco, en la Ciudad de México, y en 1981 el Centro Educativo YMCA de Acción Comunitaria Naucalpan, en el Estado de México. En 1993 se constituye formalmente el Programa YMCA de Desarrollo Comunitario y Asistencia Social, A.C. para agrupar, organizar y administrar en una gran área, los ya numerosos programas a favor de los grupos sociales marginados, los cuales se venían desarrollando desde 1942 con el programa Becarios de Camohmila y las Obras de Barrio. Actualmente incluye el programa Vida Independiente y las Casas YMCA para Becarios de Camohmila y las Casas para Menores Migrantes en la frontera norte de nuestro país.
Conscientes de que la educación representa la clave para superar los retos del futuro, en 1968 la YMCA México incursionó en la educación superior, a través del IEPATL. Posteriormente, en el año 2000 se fundó la Universidad YMCA.
YMCA tiene más de 58 millones de miembros en 119 países en todo el mundo. Desde su creación, YMCA se ha adaptado a las necesidades cambiantes de los jóvenes. Hoy trabaja con hombres y mujeres jóvenes independientemente de su raza, religión o cultura. En todos los rincones del mundo, YMCA está ayudando a los jóvenes a construir un futuro.
Conscientes de que la educación representa la clave para superar los retos del futuro, en 1968 la YMCA México incursionó en la educación superior, a través del IEPATL. Posteriormente, en el año 2000 se fundó la Universidad YMCA.
Además de la Ciudad de México, YMCA se encuentra presente en la ciudad de Chihuahua, Chih., desde 1907; en Torreón, Coah., desde 1957; en Ciudad Cuauhtémoc, Chih., desde 1968; en Tijuana, B.C., desde 1972; en Ciudad Delicias, Chih., desde 1976 y en León, Gto., desde 1988. Estas siete Asociaciones conforman la Federación de Asociaciones Cristianas de Jóvenes de la República Mexicana, organismo nacional que tiene como fin fundamental estimular e impulsar la identidad, unidad y expansión de nuestro movimiento, y así contribuir en la lucha contra la pobreza, en el combate contra la marginación, la injusticia y la exclusión social, a través de sus diversos y variados programas. La Federación de ACJ de la República Mexicana es parte de un movimiento internacional de más de 120 federaciones, unidas fraternalmente en la Alianza Mundial con sede en Ginebra, Suiza. Con los intercambios de voluntarios y profesionales, sobre todo de líderes jóvenes, propiciamos la amistad y el mejor entendimiento entre los pueblos.
“Mi último legado, y es un legado precioso, es la Asociación Cristiana de Jóvenes. Se las dejo, amados jóvenes, para que la lleven y la difundan por el mundo”. George Williams (1821-1905)